Violación de marcas por internet

Violación de marcas por internet

¿Qué hacer cuando su marca es violada?

En Colombia, los signos distintivos, como las marcas, que identifican los productos y servicios de una empresa o comerciante, están protegidas mediante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), y su violación puede acarrear consecuencias civiles y hasta penales.

Para las empresas, incluso las más pequeñas, es de suma importancia proteger el patrimonio intangible de la compañía con el fin de gozar de exclusividad y, por ende, de una ventaja competitiva en el mercado. La única forma de lograrlo es, por ejemplo, protegiendo el registro de una marca, nombre y/o lema comercial, entre otros, el cual le permite a cualquier persona, natural o jurídica, que los consumidores identifiquen su producto o servicio en el territorio colombiano, generando así recordación por parte de los consumidores y, en consecuencia, diferenciación con sus competidores.

 

La legislación vigente en materia de marcas, lemas comerciales y demás Signos Distintivos, como parte del régimen de Propiedad Industrial en Colombia, está reglamentada por la Decisión 486 de 2000 de la Comisión de la Comunidad Andina, normativa común y aplicable a todos los países miembros; en el territorio nacional, su cumplimiento es vigilado y controlado por la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), Autoridad de Propiedad Industrial de Colombia que, de hecho, informó que fueron atendidos más de 36 mil solicitudes de registro de marcas y lemas comerciales, durante el año 2016, además de los cientos de casos administrativos que se recibieron por violación de normas.

 

(Consulte todas las normas en línea aquí)

La protección de su marca implica la disminución de las posibilidades de que otros competidores imiten su producto, además del evidente “don” de ser exclusivos. Como habrá incluso vivido, actos como la imitación generan que consumidores incautos se dirijan equivocadamente a otras marcas y las adquieran pensando, erradamente, que están adquiriendo un producto suyo. Además, a largo plazo la difusión de características distintivas de un producto en otras marcas imposibilita la formación de un vínculo mental o emocional con una marca específica.

Pero ¿qué ocurre si, una vez registrada su marca, conoce de un proceso de registro de una marca similar a la suya o de alguna otra infracción marcaria?

Según la abogada experta en derecho marcario, Laura Martínez Nova, lo primero que hay que hacer es consultar a un especialista en derecho comercial y, preferiblemente, en propiedad industrial, quienes, en caso de tratarse de un signo distintivo similar al registrado por usted, lo primero que harán será hacer una búsqueda minuciosa en el Sistema de Información de Propiedad Industrial de la SIC para determinar la etapa del proceso de registro en la que se encuentra, verificar si efectivamente existe riesgo de confusión para los consumidores en el mercado y, en caso de cumplirse los requisitos de ley, presentar un escrito de oposición al registro de la marca.

Ahora bien, en caso de presentarse una infracción marcaria como, por ejemplo, el uso no autorizado de una marca o lema comercial, el titular de la marca podrá presentar una acción judicial por los daños y perjuicios que le fueron ocasionados y/o iniciar una acción penal por la comisión del delito de “Usurpación de derechos de propiedad industrial y derechos de obtentores de variedades vegetales” establecido en el artículo 306 del Código Penal; para lo cual se deberán recopilar todas las pruebas pertinentes que fundamenten las pretensiones, asegura la experta de Adalid.